Acciones destacables del programa A tu lado siempre

Dentro del programa "A tu lado siempre" de la ONCE, son destacables algunas acciones llevadas a cabo dentro de este programa. Destacamos dos de ellas, por su enfoque y resultados en las personas participantes. Estas acciones grupales pueden ser ejemplos inspiradores de actividades que permiten paliar la soledad no deseada.

  • "Once vueltas y muchas más"
  • "Cartas que dan juego".

Acciones tejedoras: "Once vueltas y muchas más"

En marcha en el País Vasco desde marzo de 2020, "Once vueltas y muchas más" nace como una actividad artesanal y solidaria. Se puede realizar en diferentes momentos del día y constituye, en la medida de lo posible, un complemento del entrenamiento para gestionar el estrés y bienestar psicológico, y reducir la sensación de soledad no deseada. Se trata de una iniciativa dirigida a 12 personas con discapacidad visual afiliadas a la ONCE.

Durante el confinamiento, algunas personas vieron su red de apoyo caer. Se impuso la obligación de permanecer aislados. Fueron unos meses en los que problemáticas previas de muchas personas se agravaron. En esa situación, la ONCE puso a disposición de sus afiliados recursos tanto profesionales, como de autocuidado, culturales y de ocio, para cubrir necesidades que no estaban cubiertas.

Así fue como nació "Once vueltas y muchas más". Se propuso como una actividad para mejorar el bienestar psicológico y reducir el sentimiento de soledad. Esto se hizo a través de la colaboración en el proyecto solidario de IAIA "Tejido social". La tarea consiste en hacer cuadrados de 20x20cm bien a punto o ganchillo, de cualquier tipo, grosor y color, dejando espacio a la creatividad. La asociación IAIA, proporciona a ONCE bolsas de labor y lanas donadas por empresas y SEUR se encarga de recoger y entregar a IAIA los tapetes para que allí puedan unirlos en mantas que, posteriormente, se reparten en campos de refugiados, o en organizaciones como Cruz Roja, Caritas o cualquier otra asociación en la que puedan ser necesarias. En esta actividad, los técnicos de rehabilitación dan indicaciones a las personas afiliadas de ONCE sobre cómo tejer teniendo ceguera parcial o total.

El tejer de manera individual desde su propia casa, ha dado pie a comenzar a realizar reuniones presenciales entre las participantes de "Once vueltas y muchas más". En estas reuniones, son las mismas participantes las que enseñan a tejer a otras personas interesadas, tejiendo una red de apoyo. Esto aporta beneficios añadidos, no solo de socialización, sino de pertenencia; algo muy importante para el bienestar psicológico.

En relación al impacto, después del proyecto, se ha identificado un cambio en el discurso de las personas participantes con las que se está llevando a cabo un seguimiento psicológico. Están más entretenidas, disfrutan de su tiempo, sienten que su estado de ánimo ha mejorado y el seguimiento profesional indica que su autoestima ha aumentado. Se observa un sentimiento generalizado de autosuficiencia, control y capacidad de llevar a cabo una tarea y obtener resultados positivos. Ha crecido también el sentimiento de pertenencia social y de valor en la comunidad, lo que mejora su bienestar psicológico.

Para alguna de estas personas, este proyecto ha aportado un objetivo vital nacido de un compromiso con la sociedad en la que conviven y de la que son parte. Ha ayudado a eliminar la sensación de olvido y desarraigo social. En menor medida, pero también destacable, esta actividad ha supuesto una recuperación de la sensación de control sobre la propia vida. Más especialmente en el caso de las personas mayores, que no tienen a su alcance tantos medios tecnológicos.

Acciones significativas: "Cartas que dan juego"

En marcha en Castilla la Mancha desde marzo de 2021 a julio de 2021, “Cartas que dan juego” nace como un proyecto en el que han participado 12 personas mayores en soledad, 9 personas menores con dislexia de la federación DISCLAM y 6 menores afiliados a la ONCE. En este proyecto se incluyeron los servicios profesionales de cuatro trabajadores sociales. Su objetivo fue evitar el aislamiento social prolongado que conllevaban las restricciones por el confinamiento. Para ello, se realizó una intervención social profesional entre los colectivos seleccionados, favoreciendo las relaciones sociales y la comunicación, deterioradas por el aislamiento y/o la soledad.

La acción consistió en el carteo entre las personas participantes del proyecto. Un instrumento mediante el cual estos colectivos han transmitido sus vivencias, recuerdos, sentimientos en relación a hechos significativos de sus vidas. Esto ha servido para transformar y engrosar historias vitales, favoreciendo su bienestar personal y propiciando mejorar su inclusión comunitaria.

Los pasos que se han seguido en este proyecto han sido:

  1. Puesta en marcha de los grupos de mayores, con reuniones mensuales.
  2. Elaboración de las cartas por parte de las trabajadoras sociales, a partir de los relatos recogidos en cada una de las reuniones.
  3. Envío de los documentos por correo electrónico a los menores de ONCE y DISCLAM.
  4. Respuesta a la carta enviada por los mayores, por parte de los menores.

En relación al impacto, en la evaluación efectuada a los participantes, las repercusiones han sido las siguientes:

  • Se ha favorecido las relaciones personales intergeneracionales de los participantes, aumentando la cantidad y calidad las mismas.
  • Se ha mejorado el estado de bienestar y la satisfacción personal frente a la situación de aislamiento previa. Consiguiendo aumentar ambas en cantidad y en calidad, según las valoraciones obtenidas mediante entrevistas a los y las participantes.
  • Se ha propiciado generar y desarrollar valores que han facilitado la empatía con cada colectivo, la cooperación y el refuerzo de la autoestima personal.

Enlaces

Este contenido no tiene enlaces

PromotorONCE

Tipo de promotor

  • Entidad social

Ámbito geográficoAutonómico

LugarCastilla-La Mancha, País Vasco

Año de publicación

2020

Descubre

Estamos contigo

puedes contar con nosotros

Contacta